La más antigua de las cuatro grandes basílicas de Roma y, desconocida para muchos, es la gran Basílica de San Juan de Letrán, la catedral de la Iglesia de Roma la Basilica di San Giovanni in Laterano. Es, por lo tanto, la sede oficial del Papa y tiene el título de «Iglesia Madre de todo el mundo» entre los católicos.

Está por encima de todas las demás iglesias de la Iglesia Católica Romana, incluso por encima de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

La impresionante historia de la Basílica de San Juan de Letrán

En tiempos de los antiguos romanos, en este lugar había una mansión perteneciente a la rica familia Lateraniana. Esta es la razón por la que se puede encontrar la palabra «Laterano» en el nombre de la iglesia.

La mansión fue confiscada por el emperador Nerón después de que un miembro destacado de Letrán fuera acusado de conspiración contra el emperador.

A raíz de esto, el palacio perdió gran parte de sus antiguas funciones. El sitio se militarizó cuando se construyeron en él los cuarteles de la caballería imperial y un fuerte.

Regalo del emperador Constantino I

La historia de la catedral en sí comienza unos cien años después, cuando el primer emperador cristiano, Constantino I, adquirió el antiguo palacio tras su matrimonio.

El emperador decidió donar el palacio de Letrán a la Iglesia Romana como regalo. Después de esto, la pequeña basílica del palacio fue convertida y ampliada y se convirtió en la residencia oficial del Papa.

La Basílica y el Palacio Lateranense adyacente fue oficialmente declarado, por el Papa Silvestre en el año 324, Domus Dei (La casa de Dios).

En su interior se colocó el Trono Papal que la marcó como la Catedral de Roma.

El emperador Constantino también se aseguró de que el interior estuviera ricamente decorado. Incluía siete altares de plata, más de 100 candelabros y una bóveda del ábside cubierta de oro.

El Palacio de Letrán y la catedral han sido re-dedicados dos veces.

  • La primera vez fue en el siglo X, cuando se dedicó a San Juan Bautista en honor al recién consagrado bautisterio.
  • La segunda vez fue en el siglo XII, cuando fue dedicada a San Juan Evangelista.

Sin embargo, estos dos santos sólo son considerados como copatronos de la catedral, el principal patrón es el propio Cristo Salvador.

Por ello el nombre oficial del templo es Archibasílica Papal del Santísimo Salvador del Mundo y de los Santos Juan Bautista y Juan Evangelista en Letrán.

El abandono de la Basílica

El palacio de Letrán y la catedral comenzaron a decaer un poco durante el papado de Aviñón.

Este fue un período en el que la residencia papal se trasladó a Aviñón en Francia, bajo el liderazgo del Papa francés Clemente V.

Durante este período, dos incendios destructivos asolaron el Palacio de Letrán y la catedral, que los dejó a ambos en mal estado.

Los edificios perdieron su antiguo esplendor, a pesar de que el papado de Aviñón envió dinero para cubrir los gastos de reconstrucción y mantenimiento.

Cuando el papado de Aviñón terminó formalmente y el Papa volvió a residir en Roma, el Palacio de Letrán y la basílica fueron considerados inadecuados considerando los daños acumulados por los incendios.

Debido a esto, construyeron el Palacio del Vaticano adyacente a la ya existente Basílica de San Pedro. Esta se convirtió en la nueva residencia papal y lo ha sido desde entonces.

Aunque la Basílica de San Juan de Letrán ya no era la residencia del Papa, no se dejó sin atención.

La nueva Basílica de San Juan de Letrán

El hombre que finalmente invirtió en la catedral fue el Papa Sixto V, el responsable de la reordenación urbana de Roma en el siglo XVI.

Este Papa eligió no restaurar la catedral. En su lugar, decidió demolerla y construir una estructura completamente nueva en el sitio, la catedral que se puede ver hoy en día.

Sin embargo, algunas partes de la catedral actual no datan de la reconstrucción del Papa. Varias estatuas de los apóstoles fueron añadidas al interior de la catedral durante el siglo XVIII.

La actual fachada

El siglo XVIII también incluyó una gran renovación, la adición de la nueva fachada. Esta fachada fue completada en 1735 y es la que se puede ver hoy en día.

El arquitecto, Alessandro Galilei, eliminó todos los vestigios de la arquitectura tradicional de la antigua basílica y la diseñó en un estilo neoclásico.

Esta fachada es probablemente la parte más conocida del edificio. En la parte superior hay varias estatuas grandes. La estatua del centro representa al propio Cristo, mientras que las otras estatuas representan a varios santos, incluyendo a los dos copatronos de la catedral.

Debajo de las estatuas hay una larga inscripción en latín que dice: «Clemente XII, Supremo Pontífice, en su quinto año, a Cristo Salvador en honor de los santos Juan el Bautista y Juan Evangelista».

La referencia al Papa Clemente XII deja claro que fue bajo su mandato que se construyó esta nueva fachada.

Otras partes interesantes de la Basilica di San Giovanni in Laterano

Otra característica impresionante de la fachada son las enormes puertas de bronce.

Estas puertas son significativamente más antiguas que la propia fachada, ya que se trajeron de la sala del Senado en el Foro Romano.

El palacio y la catedral también albergan uno de los obeliscos antiguos más grandes del mundo; el Obelisco de Letrán.

La ubicación original de este obelisco egipcio estaba en el gran Templo de Karnak en Egipto, pero fue enviado a Constantinopla y más tarde a Roma.

Una vez en Roma fue ubicado en el Circo Máximo. Durante la reordenación urbana de Roma, el Papa Sixto V localizó y desenterró el obelisco y lo colocó en su posición actual. Lo podrás ver frente a la fachada norte.

El interior de la Basílica

El interior del templo es un placer para la vista y los sentidos. No sólo verás las grandes estatuas de los apóstoles del siglo XVIII, sino también varias bellísimas decoraciones y piezas de arte.

La catedral alberga varias tumbas papales, así como la cátedra papal, ubicada en el ábside.

No hay que olvidar visitar también el claustro adyacente y los edificios bautistas.

  • En el claustro se pueden admirar las columnas espirales de mármol y los mosaicos cosmatescos.
  • El edificio Bautista fue el primer baptisterio de Roma, convertido de un templo romano anterior. El baptisterio tiene un rico interior y definitivamente vale la pena visitarlo.

Hoy en día, esta catedral del mundo es uno de los edificios más importantes de Roma. Cientos de miles de visitantes viajan a la catedral cada año para descubrir su belleza, y para acceder después al Santuario de la Scala Santa, ubicado a un lado frente la Basílica.